Hirtenstraße 19, 10178 Berlin, Germany

+49 30 24041420

ouroffice@oberon.com

Búsqueda de

Petfluenecers: por qué las mascotas se han convertido en un reclamo para las marcas

No hay nada más tierno que un cachorrito recién despertado, ni nada que cause más sensación en Internet que un gato. Las mascotas, con su ternura, ingenuidad e inocencia, con lo divertido de sus acciones sin sentido, causan muchas emociones y son de likes fáciles. Por eso, por su potencial, las marcas han comenzado a usarlas en sus comunicaciones (y no, no nos referimos solo a cierta marca de papel higiénico). Y se ha descubierto que funcionan.

Ya se ha constatado el poder que los influencers o influenciadores tienen en sus seguidores de redes sociales, alzando a las alturas a muchos productos y marcas, llegando a través de las redes a un público mucho más amplio. También se ha demostrado que los microinfluencers (gente con muchos seguidores, aunque no al nivel de las celebrities, y con poder de convicción en un determinado sector) tienen una gran capacidad para hacer de altavoz. En este panorama, hay quien descubrió que lo adorable de sus mascotas también podía ser extrapolable a este universo y comenzaron a trasmitir emociones con encantadoras fotos.

Marnie The Dog fue rescatada de la calle, tiene la lengua fuera (por una enfermedad) y todos los famosos quieren hacerse una foto con ella. Tiene más de dos millones de seguidores en Instagram, 400.000 en Facebook, y 118.000 en Twitter. Este fenómeno proviene de la ternura que despierta entre sus seguidores. Pero no es fruto de la casualidad, sino de una cuidada estrategia que surgió del sentido del humor.

Su versión gatuna es Grumpy Cat, un gato que, como dice su nombre, tiene cara de gruñón. El éxito del felino fue tal que se convirtió en icono de memes y ya cuenta con más de 2 millones de seguidores en Instagram. A partir de ahí, el merchandisng hizo el resto y sus dueños ganan millones de dólares por sus fotos.

petinfluencers

Y de ahí que las cuentas de las mascotas famosas realicen publicaciones propias de una celebrity y las agencias y marcas hayan sabido subirse al carro y utilizarlas para sus campañas al igual que se han utilizado a personas influyentes, llegando a pagar hasta 3.500 dólares por aparecer junto al perro, al gato, o al cerdo vietnamita de moda.

No hay comentarios

Enviar un comentario

*