Hirtenstraße 19, 10178 Berlin, Germany

+49 30 24041420

ouroffice@oberon.com

Búsqueda de

Ni contigo ni sin ti: Cine y publicidad I

El cine y la publicidad han mantenido desde sus inicios una peculiar relación. ¿Peculiar? Aunque solemos pensar que cada romance es distinto, en el fondo todos responden a lo mismo. Ya sabéis: chico busca-encuentra-pierde-recupera chica.

Desde sus inicios, el cine se ha sabido arte y los spots publicitarios eran sus hermanos bastardos. Por diferentes razones que llevaría tiempo explicar, los directores despreciaban la publicidad.

En los últimos años esa relación ha cambiado. No es que la publicidad sea arte sino que muchas películas son cada vez menos arte por obra y… ¿gracia o desgracia? (valorad cada uno qué término poner, yo me dedico a esto, jeje) de la publicidad.

¿Qué quiere la publicidad del cine?
– Temas universales recogidos de la narrativa clásica y que el cine llevó a la pantalla.
– Aprovechar los clásicos del cine para hacer anuncios (los pájaros de Hitchcock, etc.) o referentes de películas actuales que han sido un bombazo.
– El sentido de la narración, el dominio de los silencios y diálogos, la estética que aportan los directores a los spots.
– Sus estrellas de cine para protagonizar spots que eleven el producto o la marca.

¿Qué quieren los directores de cine de la publicidad?
Fundamentalmente, dinero. Pasta para hacer sus películas más personales. Ya desde los años sesenta (supongo que antes, esto no es una tesis) muchos autores que repudiaban la publicidad terminaron dirigiendo spots:
– Orson Welles (Bodegas Domecq)
– Jean-Luc Godard (ropa Marithé et François Girbaud)
– Ingmar Bergman (jabones Bris).
– Federico Fellini (Barilla, Banca di Roma, Campari)

Aunque también hay directores que reconocen lo que la publicidad les aporta:

– Experimentan narrativamente.
– Usan recursos técnicos que el cine raramente acepta.
– Es un training.
– Les actualiza.

Incluso a algunos siempre les ha gustado. Como el triángulo formado por Akira Kurosawa, Francis Ford Coppola y su hija Sofía Coppola. Francis, que produjo la película Kagemusha de Kurosawa, aparece junto al maestro japonés en un par de spots de whisky Suntory.

Estos comerciales y estas vivencias inspiraron ‘Lost in Traslation’ de Sofía Coppola y, por supuesto, el anuncio de Suntory, que es la excusa para situar a Bill Murray en la historia y un ejemplo de publicidad perfectamente integrada en guión.

Sí, hay directores que se divierten con la publicidad, como Michel Gondry haciendo publi dentro del cine ¿O es al revés?

O como Wes Anderson homenajeando a Truffaut en esta publicidad

Hoy, muchos directores consagrados vienen de la publicidad. Entre otros:

– David Fincher
– Alejandro González Iñárritu
– Abbas Kiarostami
– Carlos Sorín
– Michael Bay

Y la influencia de la publicidad se ve también en el estilo de muchos directores. Por ejemplo, Guy Ritchie.

¿Hacia dónde va esta relación?
Ni idea, yo no soy un listillo. Parece que hacia la participación activa del público. Como en los videojuegos. Hay una experiencia curiosa de Volvo en cines en el que el público hace de joystick humano.

También en la misma onda que la web 2.0 y las redes sociales:
– Cada vez más estudios de cine tienen cuentas en Twiter y las usan como elemento promocional
– Diferentes finales a elegir por el público
– Control en tiempo real de algunos elementos narrativos en el propio cine o desde casa
– Incluso me atrevo a decir que puede haber series que vayan discurriendo con las aportaciones del público como se hace en algunos estudios con los guionistas

Actualmente cine y publicidad se necesitan, aunque el cine muchas veces no lo reconoce.

Vivimos una época más desprejuiciada en la que, cada vez más, cierto cine deja de ser arte para servir a la industria.

Aunque siempre habrá un cine que busque ser arte, la publicidad seguirá tentando a los directores y usando al cine para vender. Y algunos directores harán publicidad y en privado la denostarán. Ni contigo ni sin ti

Comentario: 1

  • Laura
    31 enero, 2010 10:44

    A sus pies Sr. Rai… Muy interesante y documentado tu post. Ya tienes una fan en tus inicios como bloguero… ¿Para cuándo el próximo?

    Besos.

Enviar un comentario

*